Llevaré pacotilla a Cuba hasta que se seque el malecón

Y aún cuando el Malecón  se quede sin una gota de agua de mar, seguiremos los cubanos llevando Pacotilla para negocios, regalos y uso personal.

La mercadería que llega a Cuba tiene tremenda historia.

Pacotilla de antaño

El que se piense que el trasiego de pacotilla en Cuba es de ahora está absolutamente equivocado.

Hace cientos de años atrás existieron los comerciantes que por mar traían una pila de cosas desde otras partes del mundo e iban por toda la isla vendiendo sus pacotillas. En Cuba estaban los que viajaban cargados de todo y ofrecían a muy buen precio. ¡Esos nunca fiaban!

La Pacotilla de los 70

¿Qué no había? ¡Eso es lo que tú te crees! La gente que se fue a las Repúblicas socialistas soviéticas trajo cantidad de pacotillas. Esas cositas boniticas las quería todo el mundo. Llaveritos, muñequitas, camisas, camisetas y camisonas.

Cuando un amigo llegaba de la URSS y te pedía que fueras a su casa ya tu sabías que alguna pacotilla te iban a dar, ¡y eso era una gloria!

La Pacotilla de los 80

Seguía llegando la mercadería para regalo desde la URSS y empezó muy modestamente a llegar pacotilla del Yuma. Lo mismo en las manos del familiar que finalmente pudo venir, o en los envíos.

Que fajazón… y que swing…. La gente de Miami hacía sus envíos y entre pacotilla y pacotilla estaba el salve de los dólares bien dobladitos y callados porque ¡cuida’o eso es delito!

La Pacotilla de los 90

El período Especial dijo ¡aquí estoy yo! Y empezó a dar un látigo encendío en toda la nación. Faltó poco para volver a las etapas indocubanas de las telitas y las alpargatas y más na.

Pero se despenalizó el dólar ¡Cuida’o que ya no es delito! Y se abrieron las puertas al turismo.

En las maletas de todo el mundo llegaron las pacotillas, y creo, con bastante firmeza, que esa pacotilla fue el inicio de la comercialización.

Las chicas y chicos lindos de cuba, eran los primeros que recibían los cargamentos de pacotilla, de ellos pasaban a la familia que se encargaban de usarlos o darle camino en una buena comercialización.

Y los pepes que se regresaban a su país dejaban las maletas intactas en Cuba… más pacotilla… cada vez más comercialización. Empezó a exportarse amor cubanos, y esos chicos y chicas que se iban lejos, regresaban cargados de la pacotilla cubana, pa’ regalar y pa’ vender.
La Pacotilla de las Misiones

Pacotilla moderna

Eso si estuvo fuerte en los años 2000. Ya los profesionales cubanos habían experimentado las Misiones Internacionalistas, pero como la odisea de los Médicos a Venezuela no se compara nada.

Los médicos, enfermeras y técnicos se fueron al país de las Mises Universo y traían toneladas de pacotilla para la familia y por supuesto para la comercialización. La cosa se fue poniendo complicada con las aduanas y los permisos, pero como bien dice un articulo “Con la especulación cubana no puede ni la Aduana” y mucho más si no es en verdad especulación, sino ayuda.

Pacotilla pa’ que te quiero

Los cubanos se cuelan por el ojo de una aguja y eso lo han demostrado. El negocio nacional de las mercaderías es ahora más fuerte que nunca. Se invirtieron en hermosas boutiques en todo el país. ¡pero Cuida’o que eso es malo! Y dieron un chance para que no se vendiera más la pacotilla importada.

Pero siguen viajando los cubanos… fueron a buscar pacotilla a Ecuador, y después los dejaron cargar de todo en Panamá. La gente está comprando muchísimo en Haití, y dicen que allí les están proponiendo la ciudadanía haitiana ¡alabao!

Los que van de Cuba a Miami y de Miami a Cuba entran a la isla cargados de todo lo que puedan llevar. Y como la vida es un ciclo, la gente está comprando pacotilla en Rusia… ¡otra vez Rusia!

Lo bueno de la pacotilla es que hay tanta gente que se alegra, tanta gente resuelve su problema de tener algo lindo. Lo malo es que con la mercadería no pueden faltar los jabones, no para bañarse, sino para ponerse un jabón en cada pata para salir rápido cuando llegas a las Aduanas Cubanas.

Mucho más

El Vaivén de la ciudadanía española

¿Y qué tu crees de esto?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *