Bicicleta cubana Forever ¡dando un pedal encendío!

¡Me dieron una bicicleta por el centro de trabajo! 

Tiempos pasados que quedaron en la mente de millones de cubanos. Todo el mundo sabe que se paralizó la transportación en Cuba y en la ciudades la gente tuvo que echar un pie encendío.

Entonces los chinos, ¿Quién si no? Entraron en tratos con Cuba y empezaron a llegar a la isla las Forever. Más famosas que las mismísimas Mountain Bike, las bicicletas chinas, 26 para mujeres y 28 para hombres se volvieron un artículo cubano de pleno período especial.

Peleas sindicales

Llegaban las bicicletas, como oleadas para que la gente pudiera hacer más fácil su trayecto del trabajo a la casa y de la casa al trabajo y que no se afectara la jornada laboral. Como todo lo que se ha puesto a disposición de los sindicatos, las peleas por las forever eran tremendas.

A veces las daban ensambladas, solo había que rectificar el aire de las llantas, el engrasado y ¡a dar pedal se ha dicho! En otros casos había que ensamblarla y eso era comerse un cable.

Pedaleando

Clase Social Forever

Porque casi todo el mundo andaba en su bicicleta pa’ aariba y pa’ abajo. Se encontraban en el semáforo, montando su bici, la auxiliar de limpieza, el jefe de producción y la secretaria general del sindicato.

El artista, el militar y el médico, iban en bicicleta Forever gracias a China. Había que dar pedal con tenis, botas o hasta con los tacones.

Celebraciones sobre ruedas

La bicicleta Forever te llevaba a dónde tú quisieras… o no, creo que al revés… eras tú el que la llevabas a ella porque eras el que daba pedal. Muchas veces las dos ruedas fueron centro de atención cuando en ella iba montada una pareja que se estaba casando… y él esposo daba pedal con traje y corbata mientras la novia se aferraba a su cintura sujetando el vestido.

Las quinceañeras también hicieron el tradicional paseo montadas en las parrillas. Y De vez en vez una caravana festiva iba compartiendo música y licor por las calles de ciudades y pueblos.

¡Pa’ donde sea con la bici!

Bicicleta mutante

Las Forever lo permitían todo… desde ser una sencilla bici de transporte cotidiano a ser una pieza de verdadera excentricidad. Primero fueron las pinturas metálicas más atrevidas… después llegaron las calcomanías. Hubo furor con  los tipos de sillines y la parrilla fue niquelada, tejida o hasta tapizada. Del timón colgaron todo tipo de adornos y los pedales competían en elegancia… ¡sin hablar de los focos!

Bicicleta mortal

Desde que acapararon la vía en tiempos del período especial, las bicicletas chinas conquistaron también un lugar lamentable en los litados de accidentes de tránsito en Cuba. Lo decían todos… ¡en la bicicleta tu eres la defensa, el parabrisa… todo!

Miles han muerto en trágicos accidentes en los cuales, casi siempre el bicicletero ha salido perdiendo lo más preciado… ¡La vida!

Gracias, Forever

El inicio de un imperio transportista

Las primeras bicicletas que se atrevieron a pagar por llevar a personas en la parrilla, dieron paso a un trasporte famosísimo y cubanísimo ¡señoras y señores, el bicitaxi!

De ir en la parrilla, la cosa cambió y la bicicleta mutó a formas más cómodas. Ahora hasta dos personas y más viajan detrás, mirando con atención como se hincha cada uno de los músculos del “bicitaxista o bicitaxero, o como se diga!

Dicen por ahí que en Cuba habrá un segundo período especial… ¿será que otra vez llegan las bicicletas Forever!

Anteriores

La fruta cubana más rica es…

Mucho más

Estas son las “pestes” más clásicas del cubano

¿Y qué tu crees de esto?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *