Así anuncian los cubanos su viaje a la isla

Llegar a Cuba de sorpresa tiene sus emociones pero también sus riesgos. Vemos en los canales de youtube una inmensidad de sucesos de este tipo y a la verdad que da una emoción tremenda. ¿Quién no llora con esos videos de rencuentro, quien es el más duro que no se le aflojan las lágrimas? ¡Todo el mundo tiembla de emoción!

La sorpresa más suave… ¡Ya compré el pasaje!

La gente se alegra muchísimo cuando saben que el ser amado que está lejos ya tiene pasaje para viajar a Cuba. Un pasajero común tal vez se le presenten miles de inconvenientes, y al primer inconveniente decida aplazar el viaje.

El pasajero cubano hace su viaje ¡llueve, truene o relampaguee!. No por gusto el cubano que quiere sorprender con si visita, se la pasa cazando pasajes baratos y le da pa’ alante y pa’ atrás a la pagina de reserva, o entra y sale mil veces de la agencia.

¡Oye, ya no puedo viajar!  

Esa es una mentira piadosa, aunque especialmente las madres que tienen a sus hijos lejos la ven como una de las mentiras más terribles. Si llamas y dices eso, no eres capaz de imaginarte la tristeza que se produce… ¡Y aunque llegues al otro día no vas a solucionar el batacazo de tristeza!

Pero bueno, van a seguir llamando los cubanos a decir ¡no puedo viajar ya! Para después hacer otra llamada diciendo que están en el aeropuerto de Cuba.

Otra versión de esta sorpresa, es decir a la familia en Cuba que vas a llegar un sábado, cuando en verdad llegas al otro día y haces la llamada desde el aeropuerto.

Una sorpresa que le salió por la culata

Un amigo avisó desde Europa que ya tenía el pasaje comprado… a la semana dijo que ya no podía viajar por asuntos del trabajo. Pero unos días después dijo que había solucionado el asunto y viajaba en cuatro días, cuando realmente ya tenía el equipaje listo y estaba en el aeropuerto.

Llegó a Cuba y su familia en pleno estaba desaparecida. Nadie cogió el teléfono de la casa. Cogió un taxi y llegó a la desolada casa. La vecina le dio la llave y le dijo que se habían ido temprano.

Dando gritos, porque creía que iba a sorprenderlos a todos, entró en la desolada casa… ¡sorpresa! Gritó toda la familia, sobre todo la madre, que para eso lo había parido y lo conocía bien.

La sorpresa más fuerte…. ¡llegué yo!

Uno mira los videos de Youtube y tiembla de la emoción. Son tantas y tan diversas las reacciones. Algunas dan risa, otras dan miedo porque hay casos que la gente se pone muy mal cuando ve de sopetón al que ha estado ausente por tanto tiempo.

Gritos

Eso no falta… si los seres queridos se rencuentran, después de tanto tiempo, los gritos toman toda la escena de la vid real. Hay invocaciones, llantos fuertes y un ¡Ayayayayyyyyy! Que se vuelve cada vez más alto.

Abrazos

Un gesto tan hermoso… y es interesante que la manera de abrazarnos cuando nos rencontramos es diferente. A mamá la abrazamos como si tuviéramos 5 años; a papá lo abrazamos con la fuerza del cariño. Los abuelos reciben un abrazo tierno y suave, a los hermanos y primos les abrazamos con mucho amor, al igual que a los tíos, que tanta alegría nos da verlos.

La negación más extraña

No se sabe por qué ocurre eso, pero la llegada sorpresiva a veces desata una negación emocionada… ¡no, no, no puede ser, no no!   O también escuchas ¡Nooooooo, por que tú me haces eso, nooooooo!  Poco falta para que la emoción diga ¡Veteeeee! Pero no hay que exagerar.

Anteriores

Crucero anuncia fabuloso viaje a Cuba y lo desafía todo

Mucho más

Empresario italiano estrangula a joven cubana y luego se suicida

¿Y qué tu crees de esto?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *